El otro lado del home office: qué se hace como empresa

La contingencia por el coronavirus COVID-19 ha obligado a más de una empresa a cerrar oficinas y mandar a los empleados a realizar trabajo en casa; aunque hay varias recomendaciones para ellos, las empresas están casi improvisando, por eso compartimos las siguientes recomendaciones.

Anteriormente ya habíamos compartido algunas sugerencias para quienes van a trabajar desde casa (Como hacer home office y no morir en el intento) pero quizás hace falta conocer qué es lo que la empresa puede hacer para mantener su rendimiento y ayudar a enfocar el esfuerzo del equipo por eso compartimos estas recomendaciones para hacer más efectiva esta dinámica laboral.

1. Define objetivos

El trabajo por objetivos es fundamental para un buen desarrollo del home office, dejarle claro a un empleado lo que se espera de él por día o por semana ayuda a que la empresa cumpla con las acciones que necesita en términos de productividad y, al mismo tiempo, le da oportunidad al trabajador de enfocarse en la actividad que tiene que realizar y aprovechar el tiempo libre que pueda ganar después de ello, lo que será un aliciente extra para apurarse. De igual forma, es importante que la empresa respete los límites de sus propios objetivos y que una vez cumplidos no pasa nada si se ocupa el tiempo sobrante en otra cosa. Si no sabes cómo determinar objetivos funcionales te recomendamos checar el artículo Cómo diseñar objetivos SMART para tu empresa… o algo más.

2. impón y Respeta horarios

Tener a la gente trabajando en casa puede acarrear una gran tentación bajo ladea de que todo el tiempo están disponibles pero en realidad debe existir un horario que le permita a la gente tener una ventana de tiempo dedicada a las actividades del trabajo; si en la oficina, la gente estaba disponible de 9:00 de la mañana a 6:00 de la tarde, puedes mantener esos horarios de tal manera que la gente sepa que está trabajando pero que respetas su espacio personal.

Anuncios
3. Aprovecha el uso de dispositivos móviles.

En las circunstancias del home office, los dispositivos móviles se vuelven una extraordinaria herramienta; no obstante, hay empresas que le prohiben a sus empleados trabajar desde el celular, lo que impide que puedan beneficiarse de las herramientas que proporcionan (hay muchas aplicaciones que solucionan problemas de oficina mejor que las de una computadora), la razón: la absurda idea de que es menos profesional trabajar en el dispositivo móvil que en la computadora; dejar que los empleados se apoyen de sus teléfonos inteligentes es permitirle a tu empresa ampliar (indirectamente) sus herramientas y opciones de resolver problemas.

4. reuniones virtuales, solo lo indispensable

Las reuniones virtuales son muy útiles para coordinar el trabajo de un equipo pero si llenas los horarios de reuniones o incluso con sesiones muy largas, lo único que vas a conseguir es el efecto contrario y no vas a dar oportunidad a que la gente se concentre en lo que necesita hacer para alcanzar el objetivo, afectando el rendimiento; como sugerencia, deja las juntas solo para situaciones de coordinación urgente o que requiera instrucciones precisas, para el resto apóyate de herramientas como los grupos de WhatsApp o Telegram.

5. Sé flexible

Los esquemas de trabajo en home office son inherentemente flexibles por lo que tratar de generar una estructura rígida de reglas y comportamientos termina por impedir que brinde resultados y pone en riesgo la consecución de los objetivos planteados, por lo tanto es recomendable que en tanto se estén cumpliendo los objetivos que se han marcado se mantenga la flexibilidad, eso hará que el empleado sienta mayor lealtad con la empresa y motivará el deseo a concluir los proyectos lo más pronto posible.

6. Dále oportunidad a la innovación

En estas circunstancias es muy factible que haya trabajadores que, conociendo nuevos métodos o tecnologías, sugieran hacer otro tipo de actividades o usar herramientas diferentes que pueden brindarnos la misma solución de mejor manera, en menos tiempo o con menor esfuerzo; dale oportunidad a tus empleados de hacer estas recomendaciones, escúchalos, prueba sus propuestas y aprovéchalas, ellos también están buscando lo mejor para la empresa.

Anuncios
7. Confía en tu gente

Sabemos que cuando se está acostumbrado a trabajar en horarios determinados, en un lugar específico, y se cambia a esquemas a distancia es común desconfiar de que la gente esté cumpliendo con sus actividades, por eso es importante que determines objetivos medibles que te permitan evaluar el trabajo, de tal manera tus empleados saben que deben cumplir con la meta en el tiempo establecido y con la calidad determinada y tú puedes evaluar su desempeño incluso mejor que cuando están físicamente en las instalaciones de la empresa.

8. Evalúa, decide y vuelve a evaluar

Bajo la dinámica actual es muy fácil que la empresa considere que el trabajo a distancia o home office no funciona porque se generan muchas fallas o errores, piensa que dado que la contingencia sanitaria por el COVID-19 llegó de forma relativamente inesperada, no pudiste establecer estrategias ni normas específicas por lo que algunas cuestiones se resuelven sobre la marcha, apóyate en la definición de los objetivos para evaluar el trabajo, checa si las metas se están alcanzando o no y por qué está pasando y luego toma decisiones sobre cómo corregirlo para implementar los ajustes y volver a evaluarlos, de esta manera aprovecharás los fallos y perfeccionarás el sistema.

9. Las crisis son oportunidades… si sabes aprovecharlas

Las crisis son situaciones que nos ponen a prueba y, por lo tanto, debemos a aprender a afrontarlas, la situación actual pone a ala empresa ante una nueva necesidad y atenderla de mejor manera te permitirá salir adelante, incluso, podrías descubrir que esta forma de trabajo a distancia termina por ser más eficiente y quizás decidas mantenerla para tu plantilla laboral, o al menos una parte de esta reduciendo costos de producción y mejorando los resultados.

10. Construir procesos y sistematizar

Conforme vayas descubriendo las experiencias de trabajo puedes encontrar mejores maneras de organizarte para desarrollar procesos y sistematizar actividades, por ejemplo: en lugar de asignar la misma actividad a distintas personas para ver quién la resuelve más rápido (duplicando resultados y desperdiciando tiempo), mejor determina una jerarquía clara con un solo jefe por equipo así puedes enfocar a tu personal a resolver distintas actividades en tanto la empresa se enfoca en otras actividades como promoción o administración de recursos (que en este momento se vuelve fundamental).

Probar el home office de una forma más esquemática puede ser muy útil en otras actividades a largo plazo para la empresa y quizás permita visualizar esquema de trabajo mixto o hasta adoptar esta forma laboral de manera permanente pero con estrategias y dinámicas más en forma. Si te interesa desarrollar estrategias home office de manera permanente en tu empresa…

Puntuación: 1 de 5.

1 comentario en “El otro lado del home office: qué se hace como empresa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close