Cómo hacer home office y no morir en el intento

En esta contingencia sanitaria obligatoria por el COVID-19 muchas empresas han recurrido al home office para seguir operando pero esta puede ser una dinámica complicada y hasta frustrante si no se está preparado para ella, por eso te compartimos algunos tips para que no tengas que morir en el intento

El trabajo remoto o home office es una extraordinaria manera de optimizar recursos para las empresas al mismo tiempo que los empleados obtienen varios beneficios como mejorar la salud al reducir los niveles de estrés y desarrollar un mejor clima organizacional generando mayor lealtad y sentimiento de pertenencia a la organización.

A pesar de contar con una importante cantidad de beneficios para las empresas, muchos administradores, gerentes, directores e inclusive dueños mantienen sus reservas para realizar este tipo de trabajo por desconfianza a que los empleados se dediquen, en verdad y de lleno a sus actividades laborales, un residuo del modelo tradicional del capataz que se debe asegurar que todos hagan lo que les corresponde.

La contingencia por el COVID-19 ha dejado sin salida a estos gerentes, administradores, directores o dueños quiene se ven obligados a confiar en sus empleados para poder realizar trabajo a distancia por lo que estos, en respuesta, se ha determinado a hacer todo lo que esté a su alcance para la estrategia funcione y, quizás pueda convertirse en una dinámica más común más adelante.

No obstante ejecutar una estrategia de home office involucra un importante cambio en la vida cotidiana de los empleados por lo que dejamos aquí algunas recomendaciones que servirán para cumplir mejor con la tarea.

Anuncios
1. Manten tu rutina de trabajo

Trabajar desde casa puede generar la falsa sensación de que en cualquier momento podemos pasar de las actividades del hogar a las de la oficina pero la realidad es muy distinta, si no separamos una de la otra terminaremos por no hacer ninguna de las dos. Si ya contabas con una rutina para ir a trabajar (levantarte a determinada hora, arreglarte, desayunar, etcétera) trata de mantenerla lo más posible respetando los horarios que dedicas al trabajo y los que dejas para el hogar.

2. Determina un lugar para trabajar

Busca que el lugar que decidas usar para trabajar tenga características que te permitan enfocarte y concentrarte, esto depende de cómo seas en realidad, hay personas que trabajan mejor aisladas del mundo y los hay quienes necesitan ver más gente a su alrededor; en cualquier caso busca un sitio que te permita buena conectividad de Internet, ya sea por cable (LAN) o inalámbrico (WiFi) lo importante es que tengas las herramientas para trabajar; es recomendable que no te quedes en cama o en lugares que tengas dispuestos para el descanso que te generen alguna distracción.

3. Estimula tu concentración

Evita distracciones innecesarias como visitar páginas web de redes sociales o servicios de video en streaming como Netflix, es muy común que los primeros días estés enfocado en el trabajo pero conforme estos van pasando es más fácil caer en la tentación, en todo caso busca terminar lo más rápidamente posible tus tareas del día para aprovechar el tiempo libre que tengas después.

4. No te quedes en pijama o ropa deportiva

Además de que no sabes si en algún momento te pueden solicitar una videollamada para realizar una junta, es importante que tu mismo y la gente que te rodea en casa sienta que en realidad estás trabajando; no necesariamente necesitas vestir de traje y corbata, igual puedes usar algo como business casual pero lo importante es que te dispongas para trabajar.

Anuncios
5. Estás trabajando, tu familia debe saberlo

Es muy común que estando en casa tu familia quiera aprovechar el tiempo contigo, sobre todo si tienes niños pequeños, por eso debes platicar con ellos y dejarlos muy en claro que aunque estés ahí no estás disponible, esto significa que no puedes hacer mandados, atender llamadas, mover muebles o ayudar a las labores de limpieza; así, por más que lo deseen, niégate a hacerlo aunque te lo pidan y recuerdes que estás trabajando.

6. Busca momentos para despejar tu mente

Sabemos que estar trabajando todo el tiempo puede hacer que te satures, en ese caso lo ideal sería salir a dar la vuelta a algún lugar cercano simplemente caminar por las calles cercanas a tu casa pero dada la contingencia sanitaria no es lo más recomendable; así que si tienes un patio o jardín en casa úsalo para relajarte, si no es así recurre a tus sitios de descanso (esos que en el punto 2 te recomendamos no utilizar para trabajar) recuéstate unos minutos en tu cama o sillón favorito, incluso puede colocar una alarma que te indique que ha transcurrido el tiempo de relajarse y es hora de regresar a trabajar.

7. Si te sientes solo…

A veces estar trabajando muchos días en la soledad de la casa puede generarnos añoranza o una sensación extraña de ansiedad, para combatirla lo ideal es recurrir a espacios de coworking o cafeterías, pero dada la contingencia sanitaria puedes recurrir a poner música de fondo, encender la radio o prender la televisión en algún programa que sea intrascendente para ti; lo importante es que tengas un “ruido de fondo” que te dé la sensación de compañía.

8. Determina objetivos

Suele suceder, cuando tenemos la oficina en casa, que nos quedamos con la sensación de que sin importar lo que trabajemos en el día no avanzamos en lo que tenemos que hacer, para evitar esto define objetivos diarios sobre lo que tienes que hacer, de tal manera que sepas cuando haz logrado lo planeado para ese día o cuando aún te falta hacerlo. Si no sabes bien cómo definir objetivos, te recomendamos revisar este post sobre Cómo diseñar objetivos SMART para tu empresa… o algo más.

Anuncios
9. Cuidado con las juntas virtuales

Las juntas virtuales son una gran oportunidad de continuar con el trabajo en equipo desde el hogar; sin embargo debes atender algunas cuestiones como la iluminación del lugar donde te vas a conectar, que tu señal de Internet sea estable, y sobre todo respeta los protocolos de convivencia pues aunque puede parecer divertido que aparezcas en pantalla en pijama o con la barba de tres días sin rasurarte, puedes dar al resto del equipo (y a tu jefe) la impresión de que no estás siendo profesional o que no le estás dando la importancia que requiere a tu trabajo.

10. Finaliza tu jornada laboral

Al igual que en casa deben saber que tienes un horario en el que no estás disponible, con los compañeros de la oficina debe ser lo mismo, el home office es una extraordinaria herramienta de trabajo que puede convertirse en un infierno si no pones límites, aunque puedas resolver algo a la 1:00 de la mañana no es sano para ti o tu familia que lo hagas, por eso establece con tu equipo de trabajo horarios no laborales y respétenlos, de lo contrario el estrés se irá a las nubes y el rendimiento hasta el suelo.

No olvides que el esquema de trabajo vía home office suele requerir toda una planeación para implementarse y que en esta ocasión, por la situación de contingencia sanitaria, hay algunos ajustes que deberás ir haciendo sobre la marcha para que tu rendimiento y el de tu empresa no se vean disminuidos.

Si necesitas asesoría o acompañamiento en la implementación del home office en esta contingencia

Puntuación: 1 de 5.

2 comentarios en “Cómo hacer home office y no morir en el intento

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close